El «modelo Madrid» de los ciclocarriles, o la eterna doble fila

El «modelo Madrid» de los ciclocarriles, o la eterna doble fila

En la última década proliferaron los ciclocarriles en la ciudad de Madrid, es decir, carriles de circulación compartidos entre vehículos a motor y bicicletas, con la velocidad limitada a 30 km/h. Estas infraestructuras se extendieron por el centro de la ciudad y empezaron a ser exportadas también a barrios más periféricos, constituyendo lo que algunos empezaron a denominar «modelo Madrid». Aunque pocos niegan que en muchas calles los ciclocarriles pueden ayudar a «legitimar» la presencia de bicicletas (por si acaso alguien dudara de su legitimidad), también se ha visto que en algunas calles los ciclocarriles son innecesarios o, simplemente, ignorados por los coches.

Y es que, para conseguir avanzar en la normalización del ciclismo urbano, no hay soluciones mágicas. Quizá cada barrio o cada zona puede requerir una solución diferente. Lo que sí se necesita en TODAS las zonas, desde luego, es EDUCACIÓN. Eso es precisamente lo que le falta a muchos conductores, tanto de vehículos a motor como -incluso- de bicicletas. El «modelo Madrid» debería basarse en el respeto mutuo, pero desgraciadamente no siempre es así.

El «Modelo Madrid» es insuficiente.

Durante la primavera de 2017 hemos recibido algunos vídeos de seguidores de esta web. En este caso recopilamos un gran número de vídeos que tienen en común haber sido rodados de noche, en los que podemos ver muchas actitudes incívicas. Llama la atención ver a CIENTOS de vehículos (principalmente taxis) tranquilamente estacionados sobre un ciclocarril, sin importarles lo más mínimo el grave perjuicio que causan a los ciclistas, obligados a salirse del ciclocarril y asumir mayores riesgos para poder circular.

También siguen siendo muy comunes los giros cerrando la trayectoria del ciclista, que denotan una gravísima falta de empatía, a veces llegando al desprecio por la vida de los demás. No son pocos los conductores motorizados que muestran conductas agresivas contra el colectivo más débil, en este caso el de los ciclistas.

Hay que educar más.

Y en resumen, esto es solo un pequeño ejemplo de lo que nos encontramos de manera cotidiana por las calles de Madrid. El «modelo Madrid» debería revisarse, mejorarse y, sobre todo, difundirse. Hay que realizar muchas más campañas de concienciación y educación, enseñar a los más pequeños e incidir también en los conductores profesionales, que son los que más presencia tienen en las calles. Porque en la educación está la base de la convivencia.

Ciclocarriles de Madrid, cagaprisas y otros avatares

Ciclocarriles de Madrid, cagaprisas y otros avatares

Los ciclocarriles de Madrid han sido una forma de visualizar la presencia de las bicicletas como medio de transporte urbano. Pero se necesitan medidas de difusión y educación vial para que todos los ciudadanos, especialmente los conductores de vehículos a motor, interioricen que las bicicletas tienen los mismos derechos que cualquier otro vehículo.

La vuelta de las vacaciones estresa a los conductores un punto más de lo habitual. En esta entrada recopilamos una serie de situaciones producidas en estos días (y también algunas del mes de Agosto. En ellas vemos que pocas cosas cambian en lo que respecta a la movilidad urbana de Madrid.


Los ciclocarriles que no se respetan.

  • Los ciclocarriles de Madrid, cuando se encuentran situados a la izquierda de los carriles bus, siguen siendo percibidos como infraestructuras no demasiado seguras. La policía municipal no controla demasiado la velocidad de los vehículos a motor, mientras que los ciclistas se ven rodeados de coches que les adelantan a ambos lados. Muchos coches se cambian frecuentemente de carril sin respetar distancias. Pero cuando los ciclocarriles de Madrid se sitúan en el carril derecho es incluso peor, ya que muchos coches los usan como zona de aparcamiento impunemente. Creemos que un ciclocarril debería ser tan respetado como un carril Bus, pero esto desgraciadamente no es así. A ningún coche se le ocurriría estacionar tranquilamente en un carril bus, impidiendo el paso a los transportes públicos. En el vídeo vemos que el ciclocarril de subida de la calle Príncipe de Vergara frecuentemente es ocupado por vehículos estacionados. Debido a esto, pierde su efectividad y obliga a los ciclistas a incurrir en riesgos con sucesivos cambios de carril. Al tratarse de una calle con subida, podría ser una candidata a disponer de carril bici segregado, que permitiría a los ciclistas rodar con mayor tranquilidad y seguridad.

 


Los «cagaprisas», esos conductores.

  • Los «cagaprisas» son esa especie de conductores que desprecian a los demás y no dudan en interceptar su paso, invadiendo el carril por el que circulan otros vehículos con preferencia. Y cuando los afectados son ciclistas, la impunidad es aún mayor. Los ciclocarriles de Madrid son frecuentemente invadidos por esta especie. Veamos dos ejemplos:

 


La colaboración de los lectores

  • Por último, el plato fuerte del día. Una cadena de serie de situaciones rodadas durante el mes de Agosto por nuestro colaborador Fernando. Un poco de todo:


A partir de esta entrada, en lugar de publicar cada situación por separado, intentaremos hacer una recopilacion mensual (aproximadamente a mediados de mes) en una entrada que publicaremos en el blog y enviaremos a nuestra lista de suscriptores. Puede que haya algunas publicaciones adicionales aisladas, pero con esto trataremos de garantizar que al menos habrá una comunicación pseudo-periódica. Muchas gracias por seguirnos.

 

Faltas de respeto al ciclismo urbano – Bicidenuncias de Junio

Faltas de respeto al ciclismo urbano – Bicidenuncias de Junio

El ciclismo urbano merece todo el respeto por parte de los conductores de vehículos a motor. Para empezar, y en contra de lo que algunos presuponen, la fluidez del tráfico se ve muy beneficiada por la presencia de bicicletas. No sólo porque el espacio ocupado por una bicicleta es menor que el de un coche, sino porque la agilidad en su movimiento permite asímismo dinamizar la circulación en general. Por desgracia, no todos los conductores a motor entienden que el ciclismo urbano les ayuda incluso a ellos mismos, y algunos tienen comportamientos poco favorecedores o agresivos hacia los ciclistas.

El siguiente vídeo es una colaboración de Fernando, un lector del blog que nos ha aportado buen material rodado a primeros de Junio en diversos puntos de Madrid, en el que se muestran diferentes casuísticas de falta de respeto de los coches hacia las bicicletas:

 

Si es verdad que en algunas situaciones una bicicleta puede circular más lentamente que un vehículo a motor (por ejemplo, cuesta arriba), no es menos cierto que la velocidad promedio a lo largo de un trayecto normal no es tan diferente, e incluso hay trazados en los que una bicicleta puede sacar partido de su flexibilidad, reducir los tiempos de desplazamiento y, por supuesto, simplificar la logística necesaria en términos de aparcamientos, señalizaciones, etc…

En este otro vídeo recogemos algunas escenas adicionales grabadas por nosotros mismos:

 

La bicicleta es un vehículo más, con todos los derechos a circular y a ocupar el espacio en la calzada. Y si hablamos en términos de eficiencia, de ahorro energético y de impacto medioambiental, obviamente no hay comparación posible con otros vehículos. Todas las ciudades deberían establecer medidas para incentivar el ciclismo urbano como una forma de optimizar recursos, reducir la contaminación y, en definitiva, hacer la vida más agradable para la mayoría de los ciudadanos.

El Centro de la Calzada

El Centro de la Calzada

Las bicicletas deben circular por el centro de la calzada. Muchas veces se evidencia el desconocimiento de las normas de circulación por parte de los conductores, y esta es una de ellas. Lo normal es que los coches sepan que las bicicletas son un vehículo más. Y en concreto, en la ciudad de Madrid las Ordenanzas Municipales indican que es obligatorio circular por el centro del carril. Pero es necesario que estas Ordenanzas sean publicitadas y que la población lo interiorice. En caso contrario, ocurrirá lo que se ve en este vídeo.

 

Hace un par de años, varios colectivos ciclistas decidieron difundir las ordenanzas municipales ante la pasividad del ayuntamiento. Fue una iniciativa bastante compartida, para la que se utilizaron folletos como el que sigue a continuación, pero parece que todavía no ha llegado a calar a todos los conductores. Es importante seguir incidiendo en la difusión:

Normas_Trafico_Bici

Más información:

http://www.madrid.es/portales/munimadrid/es/Inicio/Ayuntamiento/Movilidad-y-Transportes/Oficina-de-la-bici/Normativa/Titulo-Segundo-Circulacion-de-vehiculos?vgnextfmt=detNavegacion&vgnextoid=f291114088d89210VgnVCM2000000c205a0aRCRD&vgnextchannel=bbe3ece9eafc8210VgnVCM1000000b205a0aRCRD

Artículo 39

Las bicicletas deberán tener un timbre, y para circular de noche o cuando existan condiciones meteorológicas o ambientales que disminuyan sensiblemente la visibilidad, deberán disponer de los siguientes dispositivos: luz de posición delantera y trasera, catadióptrico trasero, y
podrán disponer de catadióptricos en los radios de las ruedas y en los pedales.

En caso de bicicletas que, por construcción, no puedan ser ocupadas por más de una persona, podrán transportar, no obstante, cuando el conductor sea mayor de edad, un menor de hasta siete años, en un asiento adicional, o en un remolque homologado para el transporte de personas,utilizando casco en ambos casos.

Artículo 39 bis

En la calzada, las bicicletas circularán ocupando la parte central del carril.

En las vías con más de un carril circularán siempre por el carril de la derecha. De existir carriles reservados a otros vehículos, circularán en las mismas condiciones por el carril contiguo al reservado, salvo que la señalización permitiera circular por ellos. Si el carril reservado estuviera en zona de pendiente desfavorable donde las bicicletas puedan encontrarse entre los tráficos de autobuses y vehículos en una situación incómoda y peligrosa, los carriles tendrán una sección mínima de 4,5 metros y la circulación de bicicletas se realizará lo más próximo posible a la derecha. Estará prohibida en estos carriles la circulación de varios ciclistas en paralelo.

(etc…)

Autopistas urbanas de Madrid: el enemigo del ciclista

Autopistas urbanas de Madrid: el enemigo del ciclista

Madrid se ha llenado de autopistas urbanas como consecuencia de la política de movilidad realizada durante muchos años por el Ayuntamiento. Lejos de conseguir una ciudad agradable para todos, se ha incentivado hasta la saciedad el uso del vehículo privado, con lo que no se han mejorado las condiciones de movilidad, pero sí se han incrementado drásticamente los niveles de contaminación, hasta el punto de convertir el aire de la capital en un riesgo para la salud.

Pero no nos vamos a referir en este artículo a esas cuestiones, que aunque tienen su importancia, dan para ser tratadas en otros ámbitos. El problema que vemos desde nuestra bicicleta cuando nos movemos por Madrid es que los coches tienen tal sensación de impunidad que, especialmente en esas grandes «autopistas urbanas» con carriles anchos sienten la tentación de la velocidad y se lanzan a todo trapo, poniéndonos en riesgo a los ciclistas, que en este sentido somos el eslabón más débil.

Recordemos una vez más que debemos circular por el centro del carril, pero cuando estos carriles son anchos, estamos invitando a coches a adelantarnos por la derecha (como ya nos ocurrió en este artículo), y eso supone un riesgo adicional para nosotros. Aplicamos la «conducción preventiva», pero estaría bien que las normativas y las infraestructuras nos ayudaran un poco.

Muy pocos coches respetan los «Ceda el Paso» cuando el que circula por el carril principal es una bicicleta:

20160601_Ceda_el_Paso

Seguimos necesitando medidas de pacificación y calmado del tráfico, que se respeten las normas ya establecidas en cuanto a velocidades límite (en general 50 km/h en ciudad), que se amplíen las zonas 30 y que se sitúen barreras que impidan a los coches correr tanto. Porque al final, en casi todos los accidentes de tráfico, lo que causa muertes es la velocidad. Las autopistas urbanas no contribuyen a la pacificación ni a hacer ciudades más amables. Y por desgracia, se demuestra que sólo la educación no es suficiente. Hacen falta sanciones para que los conductores de coches entiendan que se están jugando algo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies