El «modelo Madrid» de los ciclocarriles, o la eterna doble fila

El «modelo Madrid» de los ciclocarriles, o la eterna doble fila

En la última década proliferaron los ciclocarriles en la ciudad de Madrid, es decir, carriles de circulación compartidos entre vehículos a motor y bicicletas, con la velocidad limitada a 30 km/h. Estas infraestructuras se extendieron por el centro de la ciudad y empezaron a ser exportadas también a barrios más periféricos, constituyendo lo que algunos empezaron a denominar «modelo Madrid». Aunque pocos niegan que en muchas calles los ciclocarriles pueden ayudar a «legitimar» la presencia de bicicletas (por si acaso alguien dudara de su legitimidad), también se ha visto que en algunas calles los ciclocarriles son innecesarios o, simplemente, ignorados por los coches.

Y es que, para conseguir avanzar en la normalización del ciclismo urbano, no hay soluciones mágicas. Quizá cada barrio o cada zona puede requerir una solución diferente. Lo que sí se necesita en TODAS las zonas, desde luego, es EDUCACIÓN. Eso es precisamente lo que le falta a muchos conductores, tanto de vehículos a motor como -incluso- de bicicletas. El «modelo Madrid» debería basarse en el respeto mutuo, pero desgraciadamente no siempre es así.

El «Modelo Madrid» es insuficiente.

Durante la primavera de 2017 hemos recibido algunos vídeos de seguidores de esta web. En este caso recopilamos un gran número de vídeos que tienen en común haber sido rodados de noche, en los que podemos ver muchas actitudes incívicas. Llama la atención ver a CIENTOS de vehículos (principalmente taxis) tranquilamente estacionados sobre un ciclocarril, sin importarles lo más mínimo el grave perjuicio que causan a los ciclistas, obligados a salirse del ciclocarril y asumir mayores riesgos para poder circular.

También siguen siendo muy comunes los giros cerrando la trayectoria del ciclista, que denotan una gravísima falta de empatía, a veces llegando al desprecio por la vida de los demás. No son pocos los conductores motorizados que muestran conductas agresivas contra el colectivo más débil, en este caso el de los ciclistas.

Hay que educar más.

Y en resumen, esto es solo un pequeño ejemplo de lo que nos encontramos de manera cotidiana por las calles de Madrid. El «modelo Madrid» debería revisarse, mejorarse y, sobre todo, difundirse. Hay que realizar muchas más campañas de concienciación y educación, enseñar a los más pequeños e incidir también en los conductores profesionales, que son los que más presencia tienen en las calles. Porque en la educación está la base de la convivencia.

Educar conductores. Distancia lateral.

Educar conductores. Distancia lateral.

Las instituciones deben hacer su trabajo en lo que respecta a educar conductores de coches. Hace bastante tiempo que las ordenanzas municipales de muchas ciudades como Madrid permiten (y obligan) a las bicicletas circular por el centro de su carril. Esta es la mejor manera de garantizar la seguridad. Cuando los ciclistas circulan por un lado de la calzada, especialmente en aquellas calles que tienen carriles anchos, muchos conductores de coche tienen la sensación de que los puede rebasar sin riesgo, y esto produce situaciones verdaderamente peligrosas a ambos lados. Por una parte, la fila de aparcamiento generalmente a la derecha, en la que en cualquier momento se puede abrir una puerta o un coche puede ponerse en marcha súbitamente sin advertir la presencia del ciclista a su lado. Y por otra parte, si el carril es demasiado ancho, un pequeño desplazamiento a la izquierda puede invitar a otros vehículos (frecuentemente motos) a rebasar al ciclista por la derecha. Esta situación también es causante de inseguridad y de riesgo potencial.

No sirve de mucho generar normativas municipales avanzadas en el respeto y la educación vial si no se acompañan de una buena campaña para concienciar y educar conductores.

Es relativamente habitual que algunos conductores de coches, desconocedores de las ordenanzas municipales, griten a los ciclistas que supuestamente «se encuentran en su camino» para que se aparten hacia la derecha, lo cual genera situaciones de tensión indeseadas. Cuando un conductor de coche te pita, ya es tarde para dialogar.

En el siguiente vídeo podemos ver más ejemplos de «falta de educación»:

Aunque a veces intentemos dialogar y explicar desde nuestra bicicleta, la posición de partida está viciada porque el conductor cree estar sufriendo unas supuestas molestias producidas por el ciclista, que -piensa- le han retrasado en ese desplazamiento que estaba realizando y no se va a parar a dialogar plácidamente. Se echa de menos una buena campaña masiva para tratar de educar conductores y que no se produzca este tipo de situaciones.

20160711_Bicidenuncias_Educar_Distancia_02

Otros casos ya ni siquiera son cuestión de educación, sino directamente actos criminales, como se puede ver en este escalofriante vídeo:

 

Añadimos dos vídeos más que nos llegan como colaboración de lectores:

  • Rodado en la Gran Vía de Hortaleza y calle Aconcagua:

  • En la calle Arturo Soria de Madrid:

 

Las prisas matutinas

Las prisas matutinas

Cada mañana asistimos a diversas maniobras de coches que nos ponen en riesgo a nosotros -como ciclistas- y a los peatones que comparten el espacio público. En este vídeo vemos varios vehículos que, a consecuencia del atasco mañanero, se dejan llevar por las prisas, sin respetar las señales de «ceda el paso» ni los semáforos.

Uno de ellos es especialmente grave, porque pasa a toda velocidad, incluso acelerando, cuando un peatón intentaba cruzar por un paso de peatones con su semáforo en verde.

20160302_Lexus_Salta_Semáforos_01 20160302_Lexus_Salta_Semáforos_02

Y aquí, el vídeo completo con todas las atrocidades cometidas en poco más de cinco minutos de trayecto.

Algunos consejos básicos para circular en bicicleta por las calles

Algunos consejos básicos para circular en bicicleta por las calles

CONSEJO NÚMERO 1: VISIBILIDAD

Nadie quiere atropellar a nadie. Correrás mayor riesgo cuanto menos te vean. Por tanto, hazte bien visible, ponte delante de los coches en los semáforos si es posible, y procura que te vean bien. Si te escoras a un lado, tu timidez puede ser el peor enemigo y ponerte en riesgo.

CONSEJO NÚMERO 2: OCUPA EL CENTRO DE TU CARRIL, SÉ VISIBLE

Los laterales de los carriles son zonas de riesgo. Si circulas por ellos, puedes invitar a los vehículos que van detrás a que te adelanten, ocupando tu espacio vital y poniéndote en riesgo. Es mejor no darles la sensación visual de que «caben», y para eso, nada mejor que ocupar el centro de tu carril.

CONSEJO NÚMERO 3: RESPETA LOS SEMÁFOROS Y A LOS PEATONES

Si queremos que todos los vehículos nos respeten, los ciclistas debemos dar ejemplo con nuestra actitud, no saltándonos los semáforos y respetando sobre todo a los peatones, que representan el eslabón más débil de la cadena «vial». Ganemos su apoyo, no agrediéndolos, para tener autoridad moral cuando pedimos que los coches no nos agredan a nosotros. Y respetemos las normas, para pedir que los demás también las respeten.

CONSEJO NÚMERO 4: ATENCIÓN A TU DERECHA

El mayor riesgo en nuestra circulación suele venir por el lado derecho. Puertas de coches estacionados que se abren de improviso, bocacalles de las que emergen coches que no nos han visto, adelantamientos de motos u otros vehículos. Siempre hay que ir muy atentos para anticiparse a lo que pueda ocurrir.

CONSEJO NÚMERO 5: SEÑALIZA Y CÁMBIATE DE CARRIL CON SUFICIENTE ANTELACIÓN

Si hay un obstáculo, no esperes hasta el último momento. Señaliza el giro, ocupa tu espacio y sigue adelante. Sin miedo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies